La cámara hiperbárica, el secreto de la Selección.

La cámara hiperbárica, el secreto de la Selección.

Buenos Aires
El jugador de la Selección Argentina Sergio Agüero, si bien no estaba realizando su mejor Mundial en Brasil 2017, cuando salió lesionado ante Nigeria causó preocupación. Con el correr de las horas, tras el partido, se confirmó lo que se temía: el delantero padecía una lesión en el bíceps femoral izquierdo. Esto hizo pensar que se perdería el resto de la competencia, pero luego sorprendió a todos al entrenarse a la par de sus compañeros y poco después entrar a la cancha para disputar y ganar la semifinal contra Holanda.
¿Cuál fue la clave para este “milagro”? Una cámara hiperbárica. Se trata de un dispositivo médico donde el paciente ingresa a un ambiente presurizado respirando oxígeno al ciento por ciento por mascarilla, y así obtiene los beneficios generados por la hiperoxia. Allí, la persona logra una sinergia entre tratamientos de diversas situaciones clínicas, recupera salud y logra un efecto regenerativo en los tejidos del cuerpo por la mejora en su metabolismo.
Durante este proceso, el oxígeno llega al cerebro, cartílagos, huesos y tejidos, incluyendo el nervioso, que por alteraciones circulatorias diversas no lo reciben adecuadamente. De esta manera, se aceleran los tiempos de recuperación.
No solamente se usan en problemas musculares como los que sufrió el Kun, sino que también fue utilizado con otros jugadores del plantel para evitar fatigas.
El particular aparato no estaba en la concentración del Atlético Mineiro y por eso el cuerpo médico de la Albiceleste decidió traerlo desde Buenos Aires.

Rapidez
“Estas cámaras aumentan la presión atmosférica, lo que genera mayor oxigenación en la sangre. Esto permite que el proceso de regeneración de tejidos se realice mucho más rápido que de costumbre”, explican los especialistas.
Su explicación puede graficarse con ejemplos valederos: en 2002, David Beckham había sufrido la fractura de un dedo de su pie izquierdo que prácticamente lo dejaba afuera de la cita en Corea y Japón. El volante inglés fue sometido a este tratamiento y pudo jugar ese Mundial. Algo similar le ocurrió a Francesco Totti durante la previa del Mundial 2006, en Alemania. El italiano había sufrido una fractura en el peroné izquierdo. La bendita cámara hiperbárica aceleró los tiempos y Totti pudo estar presente en el cuarto título mundial de la azzurra. Y antes de viajar a Brasil, el alemán Sami Kedhira superó una rotura de ligamentos gracias a este tratamiento.

El Kun Agüero reaparece tras tratamientos en cámara hiperbárica.

Fuente: http://www.lmneuquen.com.ar/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>