Salud no prevé nuevos usos para la cámara hiperbárica de San Carlos.

Salud no prevé nuevos usos para la cámara hiperbárica de San Carlos.

La posibilidad de utilizar la cámara hiperbárica del hospital de San Carlos para el tratamiento de las mujeres que padecen fibromialgia sigue siendo una insistente demanda de la asociación de enfermas que existe en la localidad, el colectivo Aifi. Se han debatido y apoyado mociones en el pleno e incluso, a través del PP, la propuesta llegó en el pasado mes de mayo al Parlamento andaluz en forma de proposición no de ley.

La Consejería de Salud, no obstante, descarta por el momento este tipo de tratamiento con enfermos de fibromialgia. Además, es tajante al respecto: no hay evidencias científicas que justifiquen el uso de la cámara hiperbárica con estos pacientes ni existe base para creer que el tratamiento pueda acarrear una mejoría.

Por ello, no se plantea por el momento esta opción a pesar de la demanda de la entidad isleña y del debate que se ha trasladado también al terreno político. Precisamente, en el pasado mes de mayo se presentó una guía informativa sobre aspectos y cuidados de la fibromialgia que ha elaborado la Federación Alba Andalucía con el apoyo de la propia Consejería de Salud con el objetivo de mejorar el conocimiento de la fibromialgia, sensibilizar a la población con respecto a esta enfermedad y detallar la mejor forma de tratarla. En dicho informe, elaborado con los colectivos de personas afectadas, no se menciona ni se incluye en ningún momento la posibilidad de hacer uso de la cámara hiperbárica.

Desde la delegación territorial de Salud se ha recordado además que la cámara hiperbárica del hospital de San Carlos sigue en manos de la Inspección General de Sanidad de Defensa y continúa directamente vinculada a una de las cinco unidades en las que se estructura la clínica militar que se mantiene en el recinto desde la transferencia de las instalaciones. El Servicio Andaluz de Salud (SAS) tiene la titularidad del inmueble en el que se ubica dicha unidad y puede hacer uso de la cámara a través de un convenio que tiene con Defensa. Aunque la cartera de servicios que se tratan con oxigenoterapia hiperbárica es bastante concreta: embolismo gaseoso, enfermedad por descompresión, síndrome de hiperpresión intratorácica del buceador, intoxicación aguda por monóxido de carbono, mionecrosis clostridial, gangrena gaseosa, infecciones necrosantes de partes blandas no clostridiales, grandes traumatismos de partes blandas con isquemia (síndromes de aplastamiento y compartimentales), iosteomielitis crónicas refractarias rebeldes a todos los tipos de tratamientos, lesiones radioinducidas de hueso, partes blandas y mucosas que causan necrosis tisular, lesiones ulceradas diabéticas y lesiones necróticas en arteriopatías periféricas de extremidades que no se curan por recursos terapéuticos habituales.

El SAS solo realiza estos tratamientos en La Isla, en el hospital de San Carlos a través del acuerdo que tiene con Defensa, y en Málaga, donde tiene también un convenio con una entidad privada. Su uso -advierten fuentes de Salud- es muy concreto y los casos que se atienden están bastante definidos y justificados. De ahí que se descarten otras opciones que entienden que hasta el momento carecen de fundamento. La cartera de indicaciones para la oxigenoterapia hiperbárica podría ampliarse siempre y cuando existieran argumentos científicos que validaran dicho uso.

Cámara hiperbárica del Hospital San Carlos. Carthago Servicios Técnicos empresa mantenedora de cámaras hiperbáricas y equipos a presión.

Fuente: http://www.diariodecadiz.es/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>